Uttana Shishosana o postura del cachorro. Cómo realizarla correctamente y sus beneficios para el cuerpo y mente.

Nivel de Dificultad: Fácil

Posturas fáciles de realizar

Adho Mukha svanasana

Posturas difíciles de realizar

Posturas intermedias de realizar

Uttana = Extendido | Shisho = Cachorro | Asana = Postura

uttana shishosana o postura del perro extendido
Tabla de contenidos

1. ¿Cuales son los beneficios de practicar Uttana Shishosana o postura del perro estirado?

Al tratarse de una postura fácil de realizar y contar con numerosos beneficios se ha convertido en una de las posturas más realizadas por principiantes y expertos. Entre sus beneficios encontramos:

  • Estira la columna vertebral y hombros
  • Expande pecho y axilas
  • Aumenta la capacidad pulmonar
  • Alivia el estrés

3. Contraindicaciones a tener en cuenta antes de realizar la postura del cachorro

La realización de esta postura puede causar lesiones en la rodilla que se puede prevenir colocando un soporte debajo de las mismas. También puede provocar molestias cervicales que se podrán evitar apoyando la frente completamente en la esterilla.

4. Cómo realizar Uttana Shishosana en 4 sencillos pasos

Antes de comenzar debemos tener en cuenta ciertos aspectos.

Al igual que con cualquiera de las diferentes asanas de flexión hacia atrás y apertura de cadera, es aconsejable calentar adecuadamente con posturas preparatorias como la postura del guerrero, la postura del triángulo extendido y la postura de estocada baja.

Veamos a continuación los pasos a seguir para este asana.

 Colócate en la cuadrupedia baja con la pelvis en una posición neutra, hombros alineados con las muñecas y las caderas por encima de las rodillas.

Avanza con las manos hacia delante, hasta estirar completamente los brazos. Apoya las palmas con las manos abiertas, dedos separados y extendidos.

Separa los pies según el ancho de tus caderas y extiende los dedos de los pies para apoyar los empeines.

  Al exhalar mueve ligeramente las nalgas hacia los talones para mantener la columna estirada. Brazos activos sin que los codos toquen el suelo.

Presiona las palmas de la mano en el suelo.

 Con una exhalación lleva la frente o el mentón hasta el suelo y permite que tu cuello se relaje. Haz una ligera curva en la parte baja de la espalda, ajusta el sacro hacia la pelvis y el ombligo hacia dentro.

Para extender agradablemente la columna, presiona las manos hacia abajo y hacia delante y tira desde tus caderas hacia los talones.

 Ten la mirada hacia abajo o profundiza el estiramiento apoyando el esternón con la mirada hacia las manos.

Respira en la espalda con la sensación de alargar la columna vertebral en ambos sentidos.

Mantén la asana durante 5 respiraciones profundas o empieza por aguantar de 30 segundos a 1 minuto hasta ir aumentando el tiempo poco a poco. Lo ideal es de 1 minuto a 3 minutos para trabajar a nivel profundo todos los músculos, fascias y órganos a tratar.

Para salir de la postura dirige las nalgas hacia los talones. y reposa en la postura del niño o balasana.

Punto Can-Pal activo.

¿Has conseguido realizar la postura del perro estirado?

Envíame una foto a mi instagram @yogapuntocanpal y te subiré a mi perfil para que todos puedan apreciar tu esfuerzo y habilidades 😁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.