La sirena

Postura de la sirena

Mermaid Pose

La pose de sirena es una postura avanzada que implica una profunda flexión hacia atrás. Esta es una variación de la pose tradicional de la paloma rey con una sola pierna (eka pada rajakapotasana). La pose de sirena proporciona un estiramiento profundo y energizante para el pecho y los hombros, así como para la ingle y los muslos. Además, esta asana estimula los órganos internos y trabaja los músculos centrales. Al igual que con cualquiera de las diferentes asanas de flexión hacia atrás y apertura de cadera, es aconsejable calentar adecuadamente con posturas preparatorias como la postura del guerrero, la postura del triángulo extendido y la postura de estocada baja.

Llamada la sirena por la belleza y femineidad de la postura, es una asana muy querida entre los amantes del yoga, por ser una postura avanzada que resulta accesible con la práctica en poco tiempo y muy estética. Además de sus grandes beneficios para estiramiento de músculos y apertura de pecho.

Es una postura creada del yoga moderno que se ha establecido por sus cualidades y uso, sobre todo para las fotos, pero no por ello deja de ser funcional y maravillosa como todas las demás asanas.

La principal diferencia entre Eka pada rajakapotasana y la sirena es que con la sirena desplazas el cuerpo hacia los lados y abres las caderas como tijeras, mientras que para una paloma de una pierna estás más centrado y mirando hacia adelante.

Evita forzar tu cuerpo más allá de tus límites.

Ten en cuenta que esta postura puede variar a medida que tu cuerpo cambia de un día para otro. Puede ser mucho más fácil en un lado de tu cuerpo. Empieza siempre por el lado que no sea tan fácil.

También puedes emplear bloques de yoga para ayudarte a alinear la postura hasta que llegues por ti misma/o. Por ejemplo para apoyar las manos para acostumbrarte a la asana o debajo de las caderas.

Beneficios:

  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a abrir el pecho.
  • Estira los músculos de los glúteos y de la zona inguinal.
  • Ayuda a mejorar la oxigenación de nuestro cuerpo.
  • Mejora la capacidad respiratoria.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Estimula los órganos internos.
  • Trabaja los músculos centrales.

Contraindicaciones:

  • Lesión de rodillas.
  • Lesión tobillos.
  • Lesión espalda.

Pasos:

1º Desde la posición de perro boca abajo, lleva la rodilla derecha hacia la mano derecha.
2º Coloca la parte exterior de la parte inferior de la pierna derecha en el suelo con el pie inclinado hacia el lado izquierdo.
3º Reposa el muslo izquierdo en el suelo y extiende la pierna izquierda hacia atrás.
4º Presiona tus manos en el suelo, alarga tu columna y abre tu pecho.
5º Coloca tu mano derecha en el interior de tu rodilla o en tu muslo derecho.
6º Dobla la rodilla izquierda mientras llevas la mano izquierda hacia atrás para sujetar el pie izquierdo.
7º Acerca tu pie a tu cuerpo, colocándolo en el pliegue del codo de tu brazo izquierdo.
8º Extiende tu mano derecha por encima de tu cabeza.
9º Dobla el codo derecho para sujetar la mano izquierda.
10º Presiona en la parte inferior de tu cuerpo mientras activas su núcleo, alarga la columna vertebral y abre el pecho.
11º Mantén esta posición de 5 a 10 respiraciones largas y profundas.
12º Suelta lentamente la pierna izquierda hacia el suelo y coloca las manos debajo de los hombros.
13º Haz la transición a la postura del niño, o el perro boca abajo.
Repite en el lado opuesto.

La postura de la sirena, está conectada con la activación del segundo chakra, Manipura, responsable de controlar la liberación de los miedos.

Activa Punto Can-Pal en el centro de tu cuerpo para encontrar el equilibrio a todos los niveles.

Namasté Ooooooomm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *