Bhujangasana

Bhujanga = Cobra o serpiente  / Asana = Postura

La postura de la cobra

Una de las posturas más clásicas, que forma parte del Saludo al Sol A de Hatha yoga.

Hoy vamos a hablar de otra asana muy empleada que también se suele confundir mucho con la postura de perro boca arriba, sin embargo tienen diferencias que hay que conocer para poder elegir bien cada una según el momento.

El nombre de la postura es por la similitud a la de una cobra, de hecho en su origen en la postura no se utilizaban las manos para elevar el pecho, ya que así recordaba aun más a una serpiente.

En occidente consideramos a la serpiente como un animal que nos da miedo en general, mientras que en la mitología hindú y en el yoga, se la considera una figura espiritualmente liberadora.

Cuenta una de las leyendas, que un día que Buddha estaba sentado junto a un árbol meditando y varias cobras le rodearon atraídas por su calma. Él las sintió pero no tuvo miedo, las cobras le estaban protegiendo. Al rato comenzó a llover y el rey de las cobras en agradecimiento por la tranquilidad que les estaba transmitiendo, se colocó detrás de Buddha, se elevó y abrió su enorme capucha para protegerlo de la lluvia.

Al hacer la postura de la cobra estamos abriendo nuestro corazón, como hizo la cobra con Budha en señal de agradecimiento.

Tal y como narra el mito indio, el mundo en sí mismo está construido sobre la forma espiral de una serpiente llamada Ananta Shesha. Así pues, se dice que cuando Ananta Shesha desenrosca su cuerpo, el tiempo y la creación se ponen en marcha, mientras que cuando se recoge, el universo deja de existir.

La cobra como animal siempre ha sido temida, pero en sus muchas manifestaciones nos ayuda en nuestro camino yogui. Shiva se adornaba con cobras, enrollándoselas alrededor del cuello, lo que representaba una gran familiaridad al miedo a la muerte. La serpiente representa cómo, según vamos avanzando en nuestro camino, dejamos ir los miedos: por su veneno la cobra simboliza la muerte, pero los dioses se dieron cuenta de que en realidad era un camino hacia la inmortalidad.

«El veneno de la cobra simboliza el avidya, o el velo de la ilusión, que nos impide conocer nuestra verdadera naturaleza divina. Es el velo que nos hace vivir atrapados en el miedo.

Al quitarnos este velo, la naturaleza temible de la cobra desaparece, ya que el miedo está estrechamente ligado al velo de la ilusión. Así pues, cuando llegamos a la comprensión de nuestra verdadera naturaleza, el miedo deja de ser tan relevante.»

Ganesh, hijo de Shiva (el destructor de los obstáculos) también porta una cobra alrededor de su cintura, representando su compromiso para superar sus miedos y seguir la senda de las enseñanzas de su padre, tal como lo expresa Alanna Kaivalya en su Myths of the Asanas.

También debemos mencionar la importancia de shakti, la Diosa kundalini la cual es la energía en forma de serpiente enroscada en el cuerpo humano y el de todos los seres vivos (prana)… pero este ya es otro tema que ya abordaremos más adelante con calma.

Veamos ahora las diferencias entre estas dos asanas, que no hay que confundir. 

BhujangasanaUrdhva Mukha Svanasana
Musculatura espaldaMusculatura brazos y piernas
Manos debajo de los hombros (o al nivel del pecho)Manos a la altura de las costillas flotantes
Pelvis apoyada en la esterillaPelvis ni rodillas sin recostar (apoyamos en empeines)
Codos flexionados (principiante) o estirados (avanzado)Codos estirados

Beneficios:
– Fortalece y estira la musculatura de la espalda y abdomen.
– Aumenta capacidad pulmonar.
– Mejora la postura.
– Mejora la digestión.
– Elimina la tensión y alivia el estrés.

– Abre pecho. 

Contraindicaciones:
– Síndrome de túnel carpiano.

– Lesión de espalda.

– Embarazadas (alternativa: Urdhva Mukha Svanasana) 

Pasos:
1º Túmbate boca abajo sobre la esterilla, con los empeines apoyados y pies separados a lo ancho de las caderas.

2º Coloca las manos debajo de los hombros. Mantén los codos pegados al cuerpo sin dejarlos ir hacia afuera.
3º A continuación presiona bien con los empeines de los pies y las palmas de las manos contra el suelo. Mantén los glúteos activos presionando la cadera hacia abajo contra el suelo. 
4º Inahala y apoyándote en las manos, lleva la espalda hacia atrás.

*debes mantener la zona del pubis y de la cadera en contacto con el suelo, no se debe separar.

5º Saca pecho llevando los hombros hacia atrás a la vez que mantienes los hombros hacia abajo y separados de las orejas.

Aguanta mínimo 3 respiraciones hasta 10 y sigue aumentando el tiempo con la práctica. Aprovecha para escucharte y adaptar tu tiempo a tu necesidad actual. 

6º Como contrapostura relájate en balasana

Bhujangasana es casi la postura por excelencia para «abrir el corazón» y, como tal, nos ayuda a enfrentar el mundo con apertura, emoción y vulnerabilidad. Cuando abrimos corazón y emociones, más que nunca debemos anclar en Punto Can-Pal, para que los temporales emocionales no nos dominen y poder ver con claridad nuestra intención. 

Namasté Ooooommmm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *