Ardha Baddha Padmottanasana

Ardha = Mitad  / Baddha = Atado / Padma = Loto / Uttana = Estiramiento intenso / Asana = Postura

Medio loto atado con estiramiento intenso

Una de las posturas tradicionales de Ashtanga Yoga (Shri K Pattabhi Jois). En este tipo de yoga se dice que si uno practica correctamente, con devoción, con entusiasmo, durante mucho tiempo, la práctica se convierte en una meditación. Hay seis secuencias de asanas y respiración, las cuales se repiten siempre en el mismo orden. Los practicantes generalmente comienzan con una sección de la primera serie y, con el tiempo y la práctica, van sumando posturas hasta completar la serie.

«Acaba convirtiéndose en una especie de «mantra físico» en el cual a través de la repetición y respiración llegamos a un estado de concentración meditativo.»

Ésta flexión hacia delante es la primera de las asanas de pie en las que se efectúa un «atado» (baddha) y resulta sumamente significativa, ya que el proceso de purificación interna que se produce en las posturas de pie se intensifica con el loto atado. El flujo sanguíneo hacia la pierna flexionada queda reducido, y durante la flexión hacia delante el talón de dicha pierna presiona el bazo y el hígado, respectivamente. Al deshacer la postura, la sangre oxigenada vuelve a fluir con fuerza hacia los órganos y extremidades y así mejora la circulación general.

Esta asana es intensa y de nivel intermedio, es bueno empezar a introducirnos en ella de pie sin flexionar el cuerpo y buscar el equilibrio hasta que nos vayamos sintiendo cada vez más cómodos en la postura.

Beneficios:

  • Estira y revitaliza la espalda, los hombros y las piernas.
  • Masajea órganos internos.
  • Mejora el riego sanguíneo de todo el organismo.
  • Abre hombros caderas.
  • Ayuda con los síntomas de la menopausia, malestar menstrual y la sinusitis.
  • Calma el cerebro y alivia ansiedad, estrés, insomnio, fatiga y depresión.

Contraindicaciones:

  • Asma
  • Lesión en rodilla
  • Lesión en tobillo
  • Embarazo
  • Virus estomacal

Pasos:
Con una inhalación lleva tu talón derecho al ombligo, estira la mano derecha detrás de la espalda y sostén el dedo gordo del pie derecho.

2º Exhala y flexiona hacia adelante llevando la palma de la mano al suelo y barbilla a la rodilla izquierda.

3º Mirada hacia la punta de la nariz y aguanta 5 respiraciones profundas.

4º Inhala y eleva la cabeza y poniendo columna recta y exhala en el sitio.

5º Inhala y sube despacio, sujetando el dedo gordo del pie con la mano derecha.

6º Exhala y baja piel al suelo, relaja en samasthiti.

7º Realiza el mismo proceso con el lado contrario.

Si prefieres realizar una o pocas asanas al día, puedes ir aumentando el tiempo en la postura y siempre respirando profundamente. Busca tu estado meditativo en la asana.

Esta asana moviliza la energía de los chakras sahasrara (corona), ajna (tercer ojo) y maripura (ombligo).

Comprueba las distintas sensaciones al hacer girar mentalmente los chakras en su localización del cuerpo.

Después compara las sensaciones en Punto Can-Pal (sobre el hueso del pubis) y gira este punto energético en espiral. ¿Qué diferencias notas?

Namasté Ooooommmm

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *